Videntes buenas en España

¿Sabías que España es uno de los lugares donde mejores buenas videntes existen?

Tenemos la suerte de contar a lo largo de toda nuestra geografía con grandes profesionales en las artes de la adivinación.

De hecho, todas las provincias tienen, tradicionalmente, lugares específicos que son portales hacia lo mágico. Desde La cuenca del Guadalquivir hasta los bosques de árboles con alta simbología celta en la zona norte pasando por los humedales de Daimiel.

Aunque en un momento oscuro de la historia se persiguieron como brujas a toda aquella persona que se saliera de una norma cristiana escrita en papel, lo cierto es que a estos lugares no se les puede eliminar su fuerza y energía sólo con rúbrica o firma de miembro del tribunal de la Inquisición.

Así mismo, estos lugares han trasladado su fuerza desde el suelo hasta el ADN de seres humanos que son capaces de comunicarse con esas fuerza y conseguir que presten su ayuda a las personas que lo necesitan.

Elegir videntes buenas en España

Las personas con el don de la adivinación siguen existiendo en nuestro país. Generación tras generación y durante muchos siglos el secreto, el silencio y la discreción han sido las armas de las videntes para sobrevivir al tiempo.

Hoy día, gracias a la evolución de la civilización en España, las videntes viven el inicio de una nueva edad de oro. Pueden hablar de su don de videncia y pueden llegar a más gente sin que una soga aprisione su cuello.

La libertad es fundamental para la poder profundizar en cualquier ciencia o arte. La adivinación, conforme avanzan las sociedades modernas está dejando de ser algo opaco a lo que temer.

De este modo, las buenas videntes se han extendido por toda la geografía española y resulta más sencillo encontrar videntes buenas por todo el país.

Elegir una buena vidente en España

El mejor sistema para elegir a un buena vidente en España es internet ya que es el sistema en el que con más facilidad y rapidez puedes ver la oferta de videntes que existe en toda nuestra geografía.

Tampoco es la única manera, aún existen revistas y periódicos en formato papel donde se puede encontrar anuncios de buenas videntes a los que acudir presencialmente o por teléfono.

La diferencia entre un sistema y otro reside en que en el primero, es decir, buscar buenas videntes en España por medio de Internet, te da la opción de poder comparar y obtener más información sobre cada vidente.

Buscar una buena vidente en tu radio de acción, en tu barrio o en tu ciudad también es más sencillo si se utiliza la red.

En este sentido, recuerda que recomendamos que busquéis opiniones sobre estas videntes antes de acudir a su consulta, gabinete o llamar al teléfono.

Otra recomendación es que busquéis en páginas recomendadas que hablen sobre videncia y adivinación con profesionalidad y objetividad.

¿es mejor una buena vidente en mi ciudad o es mejor buscarla en otra ciudad?

Depende de qué estés buscando. Si buscas cercanía porque quieres ir a ver a una buena vidente en persona, esta claro que los desplazamientos van a ser importantes.

Nosotros os recomendamos que no os cerréis en confiar en videntes buenas y profesionales fuera de tu zona de confort ya que puede que no estés llegando a la vidente ideal para tu necesidad, consulta o estilo.

Porque una cosa os tenemos que decir, ir en persona o realizar una llamada a una vidente, a nivel del la adivinación, no tiene diferencia alguna.

Nos referimos a que tanto una consulta en un espacio físico como llamar a un número 806 no son más que herramientas de acceso y canal de comunicación con la persona consultante. Para una vidente, si está es buena, por teléfono realizará las mismas operaciones de conexión con sus visiones para resolver tus dudas o inquietudes que si estuvieras delante. En la adivinación lo que importa es que tu, como persona que realiza la consulta, permitas que la vidente realice la conexión.

¿Cómo es una buena vidente en España?

La frase de “Spain is diferent” también se aplica a las videntes en España. Esto es así porque las consultantes también lo son.

En España, quienes realizan consultas del tarot, o de cualquier otra índole, a una vidente son, por lo general, personas consultantes abiertas y dispuestas a la conexión.

Esta es una ventaja enorme ya que para las buenas videntes es mucho más sencillo enfocar su don. De este modo, también es más sencillo que sus aciertos sean altos.

Los consultantes son, por otro lado, críticos. Eso significa que, si la vidente no les gusta lo van a contar en redes, foros, a familiares…Así que, en España, las opiniones sobre las buenas videntes se pueden tomar en consideración y, en muchos casos, lo que se cuenta es la experiencia personal de cada uno así que, las valoraciones positivas y negativas, son igualmente personales. En definitiva, es un arma para distinguir buenas videntes.

El nivel de exigencia que tienen las consultantes hace que las videntes en España se esfuercen por prestar un buen servicio y profundizan mucho en las artes de la adivinación para conseguir el mayor número de aciertos.

Tampoco somos muy de fiestas, en lo que se refiere a la videncia. Las buenas videntes lo saben y por eso no organizan actuaciones para un público reducido. No buscan los fuegos artificiales solo crear un espacio cómodo y adecuado donde poder conseguir la mayor conexión con las consultantes.

Otra cosa que suelen hacer es ser muy honestas. Transmiten lo que ven sin otorgar a las lecturas mucho misterio. No son lecturas místicas. Son visiones que se comunican. Las videntes ofrecen su visión y su consejo y, las consultantes deciden o no seguir esa senda o tomar otra.

En definitiva España con lo suyo es exigente y, en consecuencia las buenas videntes se sitúan y superan ese nivel de exigencia para ofrecer el mejor trato, la mejor llamada y el mejor servicio de videncia. Tenemos mucha suerte.