Videntes buenas SIN GABINETE ☎

vidente sin gabinete

Imaginamos a las videntes buenas y auténticas sin gabinete como personas místicas que habitan en una casa victoriana en medio de la soledad de una naturaleza decadente con la única compañía de gatos negros y murciélagos.

Una sencilla línea de teléfono, sobre cuyos cables se posan los cuervos, es la única vía que tienen para acceder al mundo y a los consultantes. Son prácticamente unas ermitañas. Se alimentan de setas, bayas y cualquier cosa que les proporcione un bosque cercano y beben infusiones continuamente del agua caliente de su marmita.

Dejémos la imaginación a un lado y averigüemos qué es realmente una vidente buena sin gabinete.

¿Qué significa una vidente sin gabinete?

videntes desde casa

Quizá lo primero que debemos saber es qué es un gabinete.

Bien, un gabinete es una reunión de videntes y, no, no nos referimos a un aquelarre. Nos referimos a cuando las videntes trabajan juntas bajo el paraguas de un mismo espacio o número de teléfono.

Tener o no gabinete, como veis no tiene, en principio, ninguna implicación directa con el desarrollo de las artes adivinatorias. Está relacionado con ser, o no, un equipo.

Y, ¿qué es mejor una vidente en un equipo o una vidente que no forme parte de un gabinete?

Cómo todo, cada cosa tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Veamoslas.

Ventajas y desventajas de las videntes buenas con gabinete

Si hablamos de un gabinete físico, es decir, una dirección concreta en un lugar concreto, la primera ventaja es para la vidente, al compartir espacio entre muchos, se reparte el coste del alquiler entre muchos.

ventajas gabinete de tarot

La gran desventaja, al menos en nuestra opinión, es que por mucho que se diseñe un espacio para que las consultantes estén cómodas, sin duda se pierde parte de la intimidad. Y si algo precisa una persona con preocupaciones es un lugar íntimo donde pueda estar tranquila y llegar al estado de serenidad adecuado para una sesión de videncia buena y con altas opciones de éxito.

Si llamas a un gabinete, siempre hay una vidente disponible

Otra de las ventajas es que la atención se reparte entre muchas así que pueden organizarse para atender a quien llegue a su consulta o gabinete.

La desventaja que vemos en este punto es que se pierde en personalización de la vidente y puede llegar a provocar sentimientos de confusión en la consultante. Cualquier estado fuera de la serenidad y la concentración no es bueno para una vidente buena.

tarotista de prestigio recomendable

Otra ventaja la vemos en las videntes con gabinete que trabajan por teléfono y es la cobertura horaria. Al ser muchas, pueden distribuirse en horarios y cubrir todas las franjas del día.

La desventaja que vemos es que esa amplitud de horario no garantiza que, en el horario de tu llamada, te vaya a atender siempre la misma vidente. Dependes de la organización del gabinete y, en ocasiones tendrás que adaptarte a sus condiciones o llamar en otro momento. En nuestra opinión, no es bueno que alguien que necesita de un clima de confianza y que tiene una preocupación grande tenga que repetir llamada.

De todas formas, es como todo, hay personas que la manera de funcionamiento de las videntes con gabinete es estupenda para sus necesidades. Perfecto. Tu tienes el poder para decidir.

Ventajas de las videntes buenas sin gabinete

Volvemos a la imagen de la vidente que planteamos al comienzo. Que una vidente trabaje en solitario no significa que sea a todos los efectos una persona asocial.

La decisión de trabajar sola como vidente no afecta para nada a sus habilidades sociales y, por supuesto, a las adivinatorias.

Si la vidente no quiere tener gabinete probablemente sea porque se siente más cómoda de este modo. Es igualmente fundamental que la vidente este en el estado más adecuado para potenciar al máximo sus habilidades. Así que, una adivina sin gabinete te da ya la seguridad de que ha hecho todo lo posible para que el espacio y la situación sean adecuados para practicar su arte.


– Teléfonos videntes sin gabinete –
Guárdalos para tenerlos a mano:

931- 220 – 426  (visa)
806 – 430 – 875 

Y si llamas desde fuera de España, marca +34 delante del número


Sin duda otra de las grandes ventajas es la personalización. Al ser una vidente que trabaja sola, ten por seguro que en el tiempo de llamada sólo te estará atendiendo a ti y a nadie más. Garantiza la exclusividad.

Estará 100% enfocada en tu problema y, lo que es más importante, buscará que tu estado, durante esa llamada sea el perfecto.

Los horarios, un tema complicado

Evidentemente una vidente, por muy buena que sea, no puede estar todas las horas del día, todos los días del año. Necesitará descansar.

Ahora bien, la limitación de horario en principio podría ser una desventaja, en realidad no lo es tanto.

Sabes que la vidente, esa en la que confías y no otra, va a estar disponible para ti en un horario siempre fijo. Se terminó la ansiedad de no saber si podrá atender tu petición o si deberás esperar a otro momento.

Igualmente, el horario que habrá establecido la buena vidente, será aquel en el que ella ha comprobado que mejor le funciona la canalización con los consultantes o donde ella alcanza su mayor grado de serenidad.

Para nosotros las ventajas que presentan las videntes buenas son gabinete son muchas más que cuando están agrupadas. El clima de personalización de las consultas es fundamental para que las buenas videntes tengan más posibilidades de éxito que de fracaso.

De todos modos, las preferencias de los consultantes son, igualmente importante para alcanzar el éxito en la adivinación. Hay personas que prefieren un servicio 24 horas y que le atienda cualquier vidente que ofrezca un mínimo de garantías.

Por el contrario, hay otros que prefieren tratar sus problemas, preocupaciones y angustias con la misma vidente buena de confianza.

En este punto, como en todos los demás que tienen que ver con las artes adivinatorias, todo depende de quién consulta y, el verdadero poder está en vosotras. La vidente buena ve, de todos los caminos posibles, uno que destaca y que puede ser favorable, aunque no necesariamente ni el más sencillo ni el más positivo. En la mano de quien pregunta la elección de dar el primer paso en ese camino.

Si has llegado hasta aquí, puede que te interese esto: