¿Cómo nos afectan las fases lunares?

Si al igual que nosotros, tú también eres un lunático que cree en el poder de la Luna, este artículo es perfecto para ti porque te contamos de qué manera ejerce el astro madre su poder sobre las personas.

fases lunares

Siempre se ha dicho que los ciclos lunares afectan a las personas, pero no queda demasiado claro de qué manera puede la Luna manipular las energías que brotan de las personas hasta el punto de alterar los acontecimientos. Hoy te contamos cuál es la incidencia exacta de los ciclos lunares en la conducta de las personas y te aportamos información para que tengas herramientas suficientes como para afrontar tus propios cambios de energías derivados de los ciclos lunares de los que hablamos.

Sabemos que la Luna es la mujer más poderosa que existe y es por ello que creemos imprescindible la comprensión de sus estados, sus frecuencias y sus incidencias en nuestro día a día. De hecho, si somos capaces de comprender todo esto, es mucho más probable y factible que como humanos aprendamos a sacar el mayor provecho posible a las circunstancias que escapan a  nuestro alcance. Sabiendo las razones y maneras en las que los ciclos lunares nos afectan, es mucho más fácil poder utilizar estas energías que nos son dadas para poder cumplir nuestros objetivos y alcanzar un estado de paz, tranquilidad y bienestar. Con lo cual, presta atención a lo que a continuación tenemos que explicarte sobre los poderes que la Luna va ejerciendo sobre tu alma dependiendo de los ciclos lunares que la misma atraviesa en cada instante.

Las fases Lunares, ¿cómo nos afectan?

Para poder entender la fuerza que ejercen los ciclos lunares sobre nosotros, lo primero que debes saber es que los ciclos lunares son los siguientes:

Luna nueva

luna nueva

Luna creciente

luna creciente

Cuarto creciente

cuarto creciente

Luna gibosa creciente

Luna gibosa creciente

Luna llena

luna llena

Luna gibosa menguante

Luna gibosa menguante

Cuarto menguante

cuarto menguante

Luna menguante

luna menguante

Luna negra

luna negra

En este orden, la Luna va variando según el día y ejerce fuerzas diferentes sobre las mareas; al igual que también sobre las personas.

De hecho, los efectos para seres humanos que derivan de las fases lunares previamente mencionadas son los siguientes:

  1. En fase de Luna nueva la Luna no se ve porque está escondida detrás del resplandor solar. Hay que tener cuidado con esta fase porque aunque parezca que la Luna está ausente, no es cierto. La Luna está presente y ejerce su poder sobre las personas; solo que además juega con el favor del factor sorpresa. Es posible que durante estos días te sientas extraño sin saber por qué.
  2. En esta segunda fase de Luna creciente es muy habitual que sientas un aumento considerable de tus apetitos mundanos. Es una fase de abundancia en la que todo se intensifica y tu apetito es una buena señal de ello.
  3. En la tercera fase, la del cuarto creciente, lo que ocurre es que se ve solamente la mitad de la luna; lo cual está estrechamente relacionado con la dualidad. Es, precisamente, esta dualidad la que puede llevarte a experimentar en estos días una sensación de que tus mayores virtudes son a la vez tus mayores defectos. Tendrás la sensación de que tu personalidad lo es todo y nada al mismo tiempo, ya que empezarás a definirte por lo que siempre has sido y por lo que nunca fuiste a la vez. Puede resultar una fase confusa a la vez que una fase de prosperidad personal y autodescubrimiento muy buena.
  4. En la fase de Luna gibosa creciente la Luna pierde su división recta y es esta ruptura con el 50% lo que hace que empieces a disfrutar de lo inexacto e imperfecto. Es una fase en la que las almas disfrutan de la incertidumbre y reciben energías sin tener en cuenta las intensidades o los niveles concretos.
  5. La fase de Luna llena es la más conocida e intensa de todas. Ocurre cuando se ve la Luna al 100% y es muy normal que durante esta fase te sientas más receptivo de lo habitual. Todo ello porque la Luna llena representa fertilidad y poder y desprende energías que llevan a los seres humanos a comportarse como simples títeres de un ente superior que todo lo domina. Por esta razón es probable que te sientas especialmente impulsivo durante esta fase lunar.
  6. Las siguientes tres fases de Luna menguante representan una disminución de todos aquellos parámetros que pueden haber ido en aumento en las fases crecientes anteriores. Puede ser que en estas tres fases experimentes algo de apatía, estés más distraído o disfrutes más de la soledad o de la vida contemplativa.
  7. Finalmente, la Luna negra ocurre cuando todas las fases ya se han dado y el ciclo va a volver a repetirse. Es muy normal que en estos días te sientas con una iniciativa especial, con unas ganas desbordantes de cambiar de aires o incluso de emprender nuevos proyectos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *